"La vida es un único verso interminable"

Gerardo Diego (Ángelus, Imagen, 1918-1921)

11 jun. 2010

FRASES ENTRECORTADAS

Frases entrecortadas se lanzan airadas,
despiertas, expectantes, luminosas,
risueñas, inquietas, curiosas.

A golpe de desconcierto baten sus alas,
espasmo, impacto, chispa,
colores centelleantes de tinta.

Simultáneamente avanzan,
fuego y verso libre
arden en el aire.

Rápidas, precisas, ágiles,
sencillas, cautas, fáciles.

Esperando esperan su ocasión

Repentinas, violentas, suaves,
duras, atrevidas, frágiles.

Apretado errante remolino de versos
que avanzas con tu espiral de palabras
tan solo dame un momento
para cogerlas, lanzarlas
y manchar mis manos
con tu sangre de palabra.


Rúben M.A.

 
 AUTOR: Angel Gonzalez

Donde pongo la vida pongo el fuego
de mi pasión volcada y sin salida.
Donde tengo el amor, toco la herida.
Donde dejo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida, y si pierdo, y luego
vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.
Perdida la de ayer, la de hoy perdida,
no me doy por vencido, y sigo, y juego…

lo que me queda: un resto de mi esperanza.
Al siempre va. Mantengo mi postura.
Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor la primavera avanza.
Pero nunca o amor, mi fe segura:
jamás o llanto, pero mi fe fuerte.

10 jun. 2010

QUE SOY, QUE SERÉ (Jose María Hinojosa, Orillas de la luz, 1928)

Ya tendido en la tierra
las raíces de árboles
entrecruzan mi carne
y unida con la savia
pasea por las ramas
mi sangre,
mi sangre viajera
que remueve horizontes
y brota en las piedras.

Mis miradas en tanto
escondidas en tierra
huyen en espiral para bañarse
en las aguas sedientas
de reflejar los hombres y los árboles;
en las aguas que arrastran
la esencia de los besos
dados sobre los labios
de las enamoradas.

Es mi cuerpo tendido
la orilla de aquel río
que lleva entre su cauce
esqueletos de estrellas
y suspiros de árboles;
la orilla de aquel mar
que hizo de mi frente
un caracol herido de nostalgia
con un lucero verde
y rumor de resacas.

Es mi cuerpo tendido
almáciga de hierbas
que luchan por llevar a mi presencia
la cabellera negra
de la mujer que ronda mi ventana
con la cara morena
y la mirada blanca.

Y mi cuerpo tendido
ha de ser todo aquello
que en mi cuerpo ha nacido,
que morirá en mi cuerpo
con la risa serena
de un deber ya cumplido.



4 jun. 2010

EL POETA SE ACUERDA DE SU VIDA (Vicente Aleixandre, Poemas de la consumación, 1969)

“Vivir, dormir, morir: soñar acaso”
“Hamlet”

Perdonadme: he dormido.
Y dormir no es vivir. Paz a los hombres.
Vivir no es suspirar o presentir palabras que aún nos vivan.
¿Vivir en ellas? Las palabras mueren.
Bellas son al sonar, mas nunca duran.
Así esta noche clara. Ayer cuando la aurora,
o cuando el día cumplido estira el rayo
final, y da en tu rostro acaso.
Con un pincel de luz cierra tus ojos.
Duerme.
La noche es larga, pero ya ha pasado.

3 jun. 2010


PARA VIVIR NO QUIERO…(
Pedro Salinas, 1933, La voz a ti debida)

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

EL INTRUSO (Luis Cernuda, La Realidad y el Deseo)

Como si equivocara el tiempo
su trama de los días
¿Vives acaso los de otro?
extrañas ya la vida.

Lejos de ti, de la conciencia
desacordada, el centro
buscas afuera, entre las cosas
presentes un momento.

Así de aquel amigo joven
que fuiste ayer, guardas
en vano ante el umbral de un sueño
la ilusa confianza.

Pero tu faz, en el alinde
de algún espejo, vieja,
hosca, abstraída, te interrumpe
tal la presencia ajena.

Hoy este intruso eres tú mismo,
tú, como el otro antes,
y con el cual sin gusto inicias
costumbre a que se allane.

Para llegar al que no eres,
quien no eres te guía,
cuando el amigo es el extraño
y la rosa la espina.

2 jun. 2010

ANDA SERIO ESE HOMBRE (Rafael Alberti)

Anda serio ese hombre,
anda por dentro.
Entra callado.
Sale.

Si remueve las hojas con la tierra,
si equivoca los troncos de los árboles,
si no responde ni al calor ni al frío
y se le ve pararse
como olvidado de que esta en la vida,
dejadle.

Está en la vida de sus muertos, lejos,
y los oye en el aire.


SILENCIO DE PALABRA

Silencios a disparos dispares
aprietan al tiempo apremiante,
juegan juegos errantes
cabizbajos, pensativos y locuaces.

Mientras tanto mezclándose,
saltan impertérritas palabras
inquietas y voraces,
alimentándose, juntándose,

exaltando el grito tenaz de las sombras verdes
desdibujan partes,
saliva, tinta, sangre, impulsándose
entre las esquinas diurnas con sabor a noche.

Tanto tiempo paradas
tanto tiempo tiradas
tiran y exhalan apremiantes
esperando escaparse y expresarse.

Rúben M.A.

1 jun. 2010

EN OCASIONES

En ocasiones casi casuales
aparecen reflejos distorsionados y helados.

Paisajes nevados por el frio de la palabra.

Acurrucado y escondido, grito,
gritos estridentes insonoros,
golpean sin parar al pensamiento.

Corriendo por nubes de colores,
escapando del sentido de la forma,
parado contemplando respiro,
y me lleno y exhalo,
rápidos centelleos de esperanza,
repartida o solitaria,
triste o entusiasta.

A golpes de desconcierto
se cruzan los sentimientos,
afilados y claros,
cortantes y suaves,
parece que se clavan
y luego sangran
y se vierten,
derramando lagrimas.

Sólo,
respiro, suspiro,
asiento y siento,
que todo se escapa
y se graba
a fuego de sonrisa
y a fuego de esperanza.



Rubén M.A.
COMPAÑERO

Transcurre tu camino compañero, sí,
cada día, te asomas a la vida,
a la lucha por la vida; así es compañero,
cada día de tu vida te preguntas por qué,
te estremeces cada noche
y recorres tus callejones escondidos sin salida.

Como siempre compañero
te levantas todos los días,
a veces algo nuevo te pasa, a veces,
otras veces, nada de todo cambía.

Como siempre compañero
sonries a la desesperanza,
que te devuelvan todas las lagrimas que soltaste,
tanto tiempo, sedientas y amargas.

Dime como lo llevas compañero
que cada día te plantas
ante tanta hipocresía
y tan poca palabra.

Parece que todavía sonríes y te escapas
entre tu mundo bello
y este decorado,clavado y rematado,
cubierto de fina purpurina blanca.

Dime como lo llevas compañero,
cada día es menos bello,
ya vemos las telarañas
el clavo mal clavado
y la falsa tabla.


Rubén M.A.



SONIDOS CENTELLEANTES


El sonido centelleante
el golpe imprevisto
el suspiro ahogado,
la mano se entrelazaba
y juntaba lo que tocaba.

El punto y seguido
la coma y el alivio
la tilde y la intensidad,
el aire devolvia lo ya antes arrojado.

El silencio y el punto
el punto y coma
y lo inesperado,
aguardaban para aferrarse al papel.

La pregunta y la exclamación
la respuesta y la interrogación,
resonaban estridentes
ante tanta emoción.

Mientras
y tres puntos
de espera,
esperaban ser encontrados
por una palabra nueva.

En mayúscula resoplando
cortada por comas
y herida por tildes
se ocultó entre paréntesis
dejando un hueco en blanco.

Punto y final
finalmente llegan sin decir nada
para acompañar, tres puntos
y el fín queda unido al principio.

Rúben M.A.